Libros amigos 13

Santos Jiménez, Poemas del fuego. Salamanca: Editorial Celya, 2010.
Santos Jiménez (Cuevas del Valle, Ávila, 1959) es un poeta de raza, tan auténtico como la verdad desnuda y la sencillez con que se presenta, la de un artesano de la poesía que no puede dejar pasar la oportunidad de construir una obra limpia y pura, sin artificios. Amante de su tierra, a la que está tan ligado, y moldeador de la misma en su condición de trabajador manual, llena su poesía de sensibilidad genuina y es autor de Versos y cantares en Gredos (1991), Verso a verso (1995), Las alas de la sangre (1998), Diario de un albañil (2001), Hojas de lluvia (2003), Talladas piedras, padre (2005), Hacia donde no soy (2008) y Poemas del Fuego (2010), obra esta en la que refleja su dolor por su tierra quemada y en la que une las dos más grandes experiencias y sentimientos que se pueden tener en la vida, la muerte (en este caso de un paisaje) y el amor (por un modo de vida).
Ha colaborado en diversos proyectos literarios, ha publicado en varias revistas, comparte sus saberes con los alumnos de su taller y, literalmente, ha construido con sus propias manos un paraíso en su tierra, desde donde nos envía su palabra para enriquecer nuestra Sombra con su mirada. [A.Oteo]

Francisco Caro, Cuaderno de Boccaccio. Alcalá de Henares: Ayuntamiento, 2010.

La obra poética de Francisco Caro (Piedrabuena, Ciudad Real, 1947), sigue demostrando que es una de las que hay que tener en cuenta para un cabal dibujo del mejor panorama poético español. Casi sexagenario, en 2006 publicó su primer libro, Salvo de ti, libre precisamente de los excesos de la juventud.

Su última entrega, Cuaderno de Boccaccio (galardonada en el XL Premio Ciudad de Alcalá), ha merecido ya magníficas críticas como la de Carlos Javier Morales en Poesía digital. Recibido en nuestra redacción, este cuaderno atrapa desde el principio por el acierto de su envoltura (deliciosa cubierta, serena tipografía…).

Y su interior no defrauda en absoluto. Nos sumerge en una invitación a juego metaliterario. Un juego de espejos, laberintos y voces que conectan narrativa y poesía, pasado y presente, Florencia y España, ficción y realidad, poesía y vida. Massimo Novello recoge en 1432 en este cuaderno las enseñanzas que Boccaccio Certaldo impartió a cinco jóvenes en 1373. Un libro atravesado por un sabio dominio del lenguaje, que se puede comprobar en su cierre:

Decidles que recuerden
que los amó Boccaccio,
que vivir es tan sólo
atravesar la niebla,
que escriban siempre y cuando
sea amarga su sed.

Antonio Altarriba-Kim, El arte de volar. Alicante: Edicions de Ponent, 2009.
Pocos libros tan arrebatadoramente conmovedores como este. En 2001,  Antonio Altarriba se arrojó desde la ventana de la residencia de ancianos en la que vivía. En ese gesto ponía fin a su vida pero, al mismo tiempo, daba principio a  El arte de volar, la magistral novela gráfica que su hijo Antonio escribió a partir de aquel hecho. ??Con dibujos de Kim, miembro fundador del semanario satírico El Jueves, Altarriba hijo aprovecha un mazo de cuartillas escrito por su padre como germen de esta historia: todo un recorrido por la historia cotidiana de nuestro doloroso siglo XX.??La obra ha recibido numerosos reconocimientos (Premio Nacional de Cataluña; mejor obra, mejor guión y mejor dibujo de autor español en la 28ª edición del Salón del Cómic de Barcelona) y excelentes críticas que lo señalan como clásico de la historieta española y un hito en la historia de este género.

Jordi Sierra I Fabra, La memoria de los seres perdidos. Madrid: SM (Alerta Roja), 2006.

Estela es una chica de 19 años totalmente normal, con una familia y una vida como la de otro cualquier joven de su edad. Todo es así hasta que descubre que toda su vida ha sido montada sobre una gran mentira. Una gran mentira que en un primer momento le asusta y se niega a creer. Pero Estela tendrá que saber la dolorosa verdad de su pasado para poder vivir su presente y seguir hacia su futuro.

Esta novela trata el drama humano que supuso la dictadura en Argentina: asesinatos, torturas, secuestros, robos de bebés a personas que no defendían los mismos ideales ni pensamientos del Régimen. Dejando atrás no solo un rastro de desapariciones sino también de familias desgajadas, y madres y abuelas dispuestas a no rendirse y recuperar a sus familiares y cómo son ahora esos bebés convertidos en adolescentes los que buscan en su pasado. Esta no es más que una de las tantas historias que puedes encontrar. Novela donde el pasado y los sentimientos están muy presentes. Porque la esperanza todavía existe…

Anabel Sánchez Sierra

William Goldman, La Princesa Prometida. Madrid: Ediciones Martínez Roca, 1999.

En una mágica Edad Media, la bella granjera Buttercup se enamora del mozo de labranza Westley, el cual tras la declaración de la joven, decide partir hacia América para conseguir una fortuna que le haga digno de casarse con su amada. Pero el barco en el que viajaba es asaltado por el Temible Pirata Robers, cuya reputación asegura que no deja supervivientes.

Años después, Buttercup es la prometida del futuro rey de Florin, el príncipe Humperdinck. Pero, en su corazón, sigue amando a Westley. Poco antes de la boda, tres extraños mercenarios raptan a Buttercup. El grupo consta del mejor esgrimista, el gigante más fuerte y el hombre más inteligente del mundo. Sin embargo, poco después del rapto de la futura princesa, los secuestradores se dan cuenta de que están siendo seguidos por un misterioso hombre enmascarado que los vencerá en duelo de espada, combate cuerpo a cuerpo y batalla de ingenio respectivamente.

“¡Hola! Me llamo Iñigo Montoya. Tú mataste a mi padre. Disponte a morir… “.
“Como desees”.
“Inconcebible”.

Esta es la obra más reconocida de William Goldman, escritor, articulista, novelista y guionista de Illinois. Su primera novela, The Temple of God fue publicada en 1957. Tanto La Princesa Prometida como The Silent Gondoliers están escritas bajo el pseudónimo de Simon Morguestern, pero en No Way To Treat Lady firmó como Harry Longbaugh.

Esta obra está impregnada de la magia de los cuentos de hadas en todos los sentidos. Desde el principio, el mismo escritor cuenta que lo que él escribe no es más que un cuento que solía leerle su padre y que, al crecer, relee y descubre que por encima de todo lo que él conocía, el libro está lleno de la historia del país del escritor, S. Morguestern. Por ello, Goldman decide “resumir” el libro de Morguestern siguiendo el cuento que recordaba, seleccionando solo las “partes buenas”. Todo esto ayuda mucho al halo de misterio y magia que envuelven todo el libro, lleno de duelos, venganzas, traiciones y… amor verdadero.

Nadia Cortina

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s