Óscar González Palencia


FEO

noche
sucia, borrosa
desdibujada y vacía
encerrada

un espejo
negro, sin estrellas
me desdibuja y me vacía
encerrado…

en un cuerpo que no es el mío
de piel de polvo y grieta
con los ojos vacuos
los labios vacuos
esparto y tierra cuarteada
…no soy yo

no soy yo
en el sudor morboso
en la duda del aliento
no soy yo
terso, bamboleante, lleno de agua
lacio y moribundo
no soy yo
el rostro manchado
las manos muertas, hinchadas
no soy yo

yo vivo de fuego
soy fuego en los labios
ascuas en los ojos
piel de brasa y ceniza
lacerante y lacerado
el ocre ardiente lamiendo el alma
mordiendo la puta noche sin estrellas
aullando entre los árboles, anhelante
azuzado por el viento
aullando entre las farolas, devorando
aullando aullando y fuego y brasa arde besa quema rompe…

un espejo
negro, sin estrellas
y no soy yo


LITERATURA

me vierto en los ojos de la madrugada
desnudo
con mi vida diminuta
y mis letras vacías
y la abrazo, le beso los labios
tiernos y grises

me vierto en las nubes
sonrojadas al horizonte
bebiendo la tierra húmeda
de flores y pájaros
sacudiéndome la piel
revirándome un alma
que pudiera ser polvo
buscando no sé qué;
brillante
luminoso
…especial

dejo que el asfalto camine mis pies
y me vierto al cielo malva
me busco y no hay nada
no quedan fuegos de artificio
florituras de plástico
ni pollas
en mis pasos sin aliento
más bellos que nunca
en el tintineo efímero del torrente
que parece eterno; tan monótono
…tan suave

me vierto en unas líneas de tinta
sin sentido
los latidos van pasando, lentos
y
quizás… no los supe llenar


CAFÉ

un café
amargura
y nada más
tan pura, tan dura
tan reconfortante

como un aliento ardiente
los ojos rojos
y las noches en vela
…un café

y el frío de la madrugada
acurrucándome en su brasa
bebiéndome sus posos
esperando
bebiéndome un sueño amargo
esperando
bebiéndome un amanecer
ya polvoriento
esperando

un café
humeante
una caricia acre
amarga, dura
reconfortante


TU RELOJ

No sé qué tiene el tiempo
escondido entre los pliegues de tu ropa

ni sé qué tiene el tiempo
arrullado y trastabilleante de tu risa

juguetea con tus labios y los míos
se entreteje en el aroma de tu pelo
rueda por el suelo, travieso
nos besa; alegre, coqueto

no sé qué tiene este aire que bebo
ni este café que respiro
no sé qué tiene esta música
ni qué estos versos

sólo sé que el tiempo es un juego
agazapado sobre tu piel
susurrandome
susurrándote

sólo sé que
a veces
con el atardecer sobre la terraza
eterno de tiempo cómplice
resulta más fácil decirte que




Óscar González Palencia (Málaga, 1991), apasionado por la literatura, ha vivido también en Madrid, Mallorca y Barcelona, donde estudia ingeniería naval. Para saber más:

http://root5891.blogspot.es/
http://www.fotolog.com/oceans_silence

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s